Batalla de Estero Bellaco

De Wikipedia, la enciclopedia libre


La Batalla de Estero Bellaco fue uno de los combates más cruentos de la Guerra del Paraguay contra la Triple Alianza.

En esta batalla librada el 2 de mayo de 1866, el ejército paraguayo sufrió 2000 muertos. Asimismo, 300 de sus hombres fueron tomados prisioneros por las tropas integrantes de la Triple Alianza: Argentina, Brasil y Uruguay.

Tabla de contenidos

[editar] Ubicación del Estero Bellaco

Este estero está situado en el Departamento de Ñeembucú, Paraguay, a orillas del Rio del mismo nombre. Al sur se encuentra la República Argentina.

[editar] Antecedentes

La Guerra del Paraguay(1865 y 1870) ha sido uno de los más trágicos y dolorosos acontecimientos de la América Meridional. Llamada en Paraguay como Guerra de la "Triple Alianza", fue un terrible enfrentamiento bélico donde la República Argentina, Su Majestad el Emperador del Brasil y la República Oriental del Uruguay, se unieron en alianza ofensiva y defensiva en la guerra promovida por el gobierno paraguayo del Presidente Francisco Solano López.

[editar] Combate en Estero Bellaco

El 16 de abril de 1866 pasan el río tropas brasileñas al mando del Mariscal Osorio y se establecen en Itapirú. Luego, el mismo día, cruza el general Flores al frente del primer cuerpo del ejército de Argentina y de una división de infantería uruguaya. Al día siguiente lo harán las tropas de Paunero.

El general Flores, posicionado en Estero Bellaco, es atacado el 2 de mayo por una fuerza paraguaya de 6.000 hombres con cuatro piezas de artillería. Los paraguayos cayeron sobre Flores con tanta rapidez y sorpresa que prácticamente arrollaron a las tropas argentinas, en completa confusión hasta que estas fueron auxiliadas por doce batallones de reserva.

El 2 de mayo de 1866, el <Mariscal López ordenó un reconocimiento ofensivo al sur del Estero Bellaco, para imponerse de la ubicación del oponente.

Las fuerzas aliadas entraron en campo paraguayo, sin figurarse el peligro y los sinsabores que les esperaban. El ejército adversario retrocedía sin hacer resistencia. Todo vaticinaba un éxito próximo y seguro. Siguiendo las huellas de las tropas de López, avanzaron por el camino real de Humaitá, hasta llegar, sin dificultad, al Estero Bellaco del Sur, en cuyas proximidades acampó la vanguardia, compuesta de cuatro batallones uruguayos, cuatro batallones brasileños, cuatro piezas de artillería, algunos regimientos de caballería riograndesa y doscientos jinetes de la escolta particular del general Flores. Total, siete mil hombres de las tres armas.

La posición de las fuerzas de Flores era, como sigue, en aquel momento:

Los cuatro batallones brasileños citados estaban acampados detrás de una suave cuchilla. El batallón 7º, que era el más avanzado, protegía las cuatro piezas del regimiento 1º de artillería. A ochocientos metros a retaguardia estaban el 21 y 38 cuerpos de "Voluntarios da Patria". Los batallones uruguayos Veinticuatro de Abril, Florida, Independencia y Libertad ocupaban la izquierda de las tropas imperiales.

A las doce del día, cuando los aliados se entregaban a devorar el rancho, hicieron irrupción los paraguayos por los tres pasos del Estero, arrollando los puestos avanzados de la vanguardia. El empuje de la caballería paraguaya sembró en un primer momento el desconcierto entre las fuerzas brasileñas y orientales, más, rehechos los batallones y regimientos y recibidos oportunos refuerzos, fue rechazada junto con los cuerpos de infantería comprometidos en la operación.

En efecto, cuando la vanguardia del ejército aliado había sido completamente derrotada, el Coronel José Díaz, comandante de las tropas paraguayas, quiso ir más allá todavía. En vez de ordenar en el acto la retirada, toda vez que el objetivo de la operación ya había sido cumplido, se empeñó en una imprudente persecución, sin pensar que se alejaba de su base, para estrellarse contra el grueso del ejército aliado. Y hubo de soportar, con tropas fatigadas, la presión terrible de todo el poder del oponente en movimiento.

Al otro lado del Estero, Díaz hizo fracasar un movimiento envolvente de las tropas brasileñas, intentado por el Paso Sidra, rechazándolos dos veces a la bayoneta, obligándolos a huir.

[editar] Perspectivas de los acontecimientos

Diferentes testimonios y evaluaciones de la Batalla de Estero Bellaco permiten analizar las diversas perspectivas con que fueron juzgados los acontecimientos:


Mitre informaba informa a Paz: Los paraguayos "fueron obligados a abandonar los bosques en que se guarecían, y haciéndoles dejar en muestro poder mas de 1.200 muertos, 3 piezas de artillería, 2 banderas, como 800 fusiles, que son el regocijo y gran cantidad de prisioneros, en su mayor parte heridos, que hasta este momento no es posible precisar (.) la perdida de los ejércitos aliados asciende en su totalidad de 656 hombres fuera de combate, en su mayor parte heridos" (Mitre a Paz. Cuartel General en el Estero Bellaco, 3 de mayo de 1866. Partes Oficiales.p.31 y 32)

La literatura de Mitre daba por "victoria", lo que en la realidad fue una "derrota". Los paraguayos tomaron "cuatro cañones rayados, con sus carros de municiones, y todos fusiles en pabellón" (Resquín. Partes históricos. p.43) y según el Natalcio Talavera, adscripto al cuartel del general López, dejo un saldo de 200 a 300 muertos y 1.000 heridos en la filas paraguayas en tanto en las filas aliadas contabiliza entre 5 y 6 mil bajas, entre muertos y heridos. (Natalito Talavera. Crónica de guerra. Campamento de Rojas, mayo de 1866. El semanario N° 628). Para Thompson, las bajas fueron de 2.300 por cada una de las partes.

El derrotado fue Mitre y el propio Flores. Según O´Leary : "Flores, el gaucho orgulloso, azote de su país, terror de sus compatriotas, no perdió tiempo para abandonar a sus tropas, huyendo cobardemente en un caballo desensillado que encontró a mano" (O´Leary. El centauro de Ibycuí.p.113)

Por lo visto Flores, "yendo por lana salió trasquilado", según su propia predicción:

"Yo no sé que será de nosotros" escribe Venancio Flores a su esposa el 3 de Marzo, al día siguiente de un contraste que había costado "perder casi totalmente la División Oriental, y de veras que si a la crítica situación en que estamos se agrega la constante apatía del general Mitre, bien puede suceder que yendo por lana salgamos trasquilados".

El propio general Garmendia reconoce implícitamente la derrota, tratando de disimularla insultando al enemigo:

"El batallón (Argentino) empieza a retroceder, diezmado cruelmente: maltratado con la insolencia cobarde del fuerte, retrocede acuchillado enérgicamente, sin descanso, por el enemigo que como un enjambre de indios se le viene encima, enarbolando sus armas vencedoras, prorrumpiendo alaridos de combate, rugidos que piden sangre hasta hartarse, haciendo de la piedad un escarnio" .

Posteriormente, dado el desempeño excelente demostrado por el Teniente Coronel Díaz, el Mariscal Francisco Solano López lo asciende al grado inmediato de Coronel. Las acciones continúan:

El error de López en esta etapa de la guerra estuvo en replegar el grueso de sus tropas a Paso Pacú para arriesgar el todo por el todo en una sola batalla (que habría de ser Tuyutí, según su plan). Una sola batalla puede ganarse o perderse por causas ajenas al mando en jefe o la calidad de las tropas, como sucedería precisamente en Tuyutí. López suponía condiciones militares a Mitre, por lo menos dignas del prestigio pregonado en La Nación Argentina. Cuando se dio cuenta, después de Curupaytí, con qué clase de estratega tenía que habérselas, era tarde para ganar la guerra. También los brasileños habían comprendido los puntos que calzaba el General en Jefe; poco menos que exigirían más tarde su reemplazo por el duque de Caixas para que la guerra tuviese fin.

[editar] Consecuencias de la Guerra

Paraguay tenía alrededor de 1.300.000 habitantes pero al finalizar la guerra quedaron menos que 300 mil, de los cuales apenas el 10 por ciento eran hombres -la mayoría de ellos ancianos o inválidos- y los demás eran mujeres y niños. Este país apenas pudo salvar la mitad de su territorio -la otra mitad se la repartieron los vencedores - y aunque llevó varios años lograr la retirada completa de los brasileños, logró subsistir como nación independiente. Sin embargo, nunca recuperaría el esplendor de los días previos a la guerra; la peor tragedia de la historia paraguaya, ni las heridas se cerrarían del todo. A los aliados tampoco les salió gratis aquella aventura bélica. A la Argentina, y los otros paises aliados, por caso, le costó miles de muertos.

[editar] Bibliografía

  • Geografía del Paraguay- Ultima Hora
Vistas
Herramientas personales
  • Registrarse/Entrar
Navegación
  • Portada
  • Portal de la comunidad
  • Actualidad
  • Cambios recientes
  • Página aleatoria
  • Ayuda
  • Donativos
Herramientas