Fulgencio Yegros

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Fulgencio Yegros fue un destacado militar y político paraguayo.

Tabla de contenidos

[editar] Biografía

Yegros pertenecía a una de las familias más tradicionales de la Provincia del Paraguay; su abuelo había sido incluso gobernador de la misma.

Fulgencio nació en la ciudad de Quyquyó, en la estancia familiar Santa Bárbara, situada en el IX Departamento de Paraguari, Paraguay, en el año 1780.

Estaba casado con la señora Facunda Speratti y tuvo cuatro hijos.

[editar] Trayectoria

Fulgencio Yegros
Fulgencio Yegros

Siendo alférez en el año 1801 y uno de los pocos militares de carrera, integró la expedición enviada al norte a reconquistar Coimbra de manos de los portugueses.

Participó activamente en la defensa del Río de la Plata durante las invasiones inglesas y allí conoció a Fernando de la Mora y Juan Francisco Recalde.

En el año 1810, Fulgencio Yegros había llegado al rango de capitán. Ese mismo año le fue encomendada la defensa de las costas del Paraná en la zona de Paso de Patria.

Después de la batalla de Paraguari fue ascendindo a teniente coronel. Pasaba por realista y luego de la desmovilización masiva ordenada por Velasco fue de los pocos que quedaron con mando de la tropa, siendo nombrado gobernador de las Misiones.

Enterado el 19 de mayo de los movimientos en Asunción el 14, marchó hacia la capital llegando el 21 de ese mes.

Era el militar de más prestigio y su liderazgo en el Ejército era indiscutido.

[editar] Acciones posteriores a la Independencia patria

El 9 de junio es separado del cargo el Sr. Velasco.

El 17 de junio de 1811 se convocó a Congreso con el objeto de nombrar un gobierno definitivo y de finir las relaciones con Buenos Aires.

El Congreso nombró una Junta Gubernativa presidida por el Tte. Cnel. Fulgencio Yegros, que estaba integrada por el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, Pedro Juan Caballero, Francisco Xavier Bogarín y Fernando de la Mora, y resolvió aceptar la unión con las provincias confederadas.

La nueva Junta de Gobierno ordenó que las corporaciones, funcionarios y vecinos de la capital y del campo jurasen fidelidad al nuevo gobierno.

Esta Junta no alcanzó a 2 años de gravitación política.

El segundo Congreso reunido el 30 de septiembre de 1811 establece un Gobierno compuesto por 2 Cónsules que integran el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia y el Tte. Cnel. Fulgencio Yegros, que gobernarían por turnos separados cada 4 meses cada uno.

Ambos eran rivales personales y prácticamente no cabían en dicho binomio.

El de octubre de 1813 lo hizo cónsul de la República.

Finalizado su período consular, se retiró a su estancia de Santa Bárbara. Allí se dedicó a las tareas del campo.

Volvió a la vida política en el año 1820, en un período de gran agitación en nuestro país.

[editar] La desilusión de Yegros

Además de ser el militar con mayor prestigio involucrado en la Revolución Independentista, Fulgencio Yegros era uno de los que gozaba de gran preparación.

Al igual que otros próceres como Mariano Antonio Molas, por ejemplo, sostuvo una posición favorable a la conformación de una confederación en la que estarían integrados el Paraguay, Corrientes, Uruguay, Entre Ríos, Santa Fe y Río grande do Sul; de manera a enfrentar los afanes expansionistas tanto de Buenos Aires como de Río de Janeiro.

[editar] La Conspiración del año 1820

El gobierno absolutista del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia provocó un fuerte descontento en ciertos sectores de la población. Se comenzó a tramar complot contra la vida del Dictador.

El proyecto era asesinarlo en la calle, el viernes santo del año 1820, y entregarle el gobierno a Fulgencio Yegros y el mando de las tropas a los comandantes Montiel y a Caballero.

El Plan no pudo llevarse a cabo porque uno de los complotados lo reveló durante la confesión de cuaresma a un fraile de la recoleta, quien lo obligó a delatarse ante el Dictador. Los conjurados fueron inmediatamente apresados. Con el fracaso del complot se inicio un periodo de persecuciones y represión que los historiadores denominan "El Terror".

Apresado por el Dictador Francia y esperando la muerte, Yegros compuso el siguiente poema, que lleva una marcada carga de desilusión:

"En Plantar una esperanza

me perdí todos los años

y floreció un imposible

con frutos del desengaño.


Con gran cuidado busqué

Un dorado pavimento

Para poner allí dentro

La planta que cultivé;

Para regarla encontré

Arroyos de confianza

Y no se encontró mudanza

En mi intento verdadero

Pues puse todo mi esmero

En plantar una esperanza.


Con suspiros solamente

Refresqué sus hojas verdes

Como mi esperanza quiere

Le decía constantemente

Con vigilancia patente,

Con ingenio imprescindible

La mantuve tan plausible

Que pudo dar un botón

Que cultivara el corazón

Y floreció un imposible.


Viendo contraria mi suerte,

Me quedé tan sorprendido

Que maldije haber vivido

Y luego busque la muerte,

Si este trance tan fuerte

Causó dolor tan extraño

Que el corazón con

Desmayo

Me dijo haber florecido

Aquel árbol tan querido

Con frutos del desengaño".


[editar] Dos mujeres en acción

Dos mujeres tuvieron una participación destacada en la revolución de mayo de 1811 y, sobre todo, en los trabajos preparatorios previos. Es de suponer que muchas más habrán tomado parte en esos acontecimientos, pero los nombres que aparecen al lado de Yegros, Francia, Caballero y de la Mora, de acuerdo con la mayoría de los historiadores, son los de Facunda Speratti y Juana María de Lara de Díaz de Bedoya.

Facunda Speratti era, hacia los años 1811, la novia de Fulgencio Yegros, más tarde habrían de contraer matrimonio, y en ese entonces vivía en la casa de los Martínez Sanz (llamada ahora la Casa de la Independencia), el lugar donde se realizaban las reuniones preparatorias del alzamiento.

Facunda hacía parte del grupo conspirador y se cuenta que tuvo destacada actuación en el silencioso trabajo de urdimbre de la rebelión.

Como Facunda, Juana María de Lara era Asuncena. La historia le asigna un papel fundamental en la noche del 14 de mayo, cuando sirvió de enlace entre los revolucionarios, debido al clima de vigilancia permanente sobre los principales jefes. Los alzados consideraron su contribución como de gran ayuda, pues a ella se le debe el contacto de los revolucionarios con los oficiales de guardia del Cuartel de la Rivera y de la Maestranza de Artillería y la fijación de la hora en que empezarían las acciones rebeldes.

[editar] Bibiografía

  • Fascículos publicados por el Diario la Nación: "Enciclopedia Histórica del Paraguay"
  • Nueva Historia del Paraguay, Editorial Hispana Paraguay S.R.L.
  • [http:/www.gogle.com.py www.gogle.com.py]
Vistas
Herramientas personales
  • Registrarse/Entrar
Navegación
  • Portada
  • Portal de la comunidad
  • Actualidad
  • Cambios recientes
  • Página aleatoria
  • Ayuda
  • Donativos
Herramientas